𝙀𝙡 𝙖𝙨𝙚𝙨𝙤𝙧𝙖𝙢𝙞𝙚𝙣𝙩𝙤 𝙙𝙚 𝙪𝙣 𝙖𝙗𝙤𝙜𝙖𝙙𝙤 𝙚𝙨𝙥𝙚𝙘𝙞𝙖𝙡𝙞𝙨𝙩𝙖 𝙚𝙣 𝙝𝙚𝙧𝙚𝙣𝙘𝙞𝙖𝙨

El proceso de sucesiones tiene una cierta complejidad y se conocerán mejor las ventajas de contar con un abogado especialista en herencias, muchos herederos desconocen la situación patrimonial del fallecido y, en caso de aceptar, también asumen las deudas. Este elemento es útil para evitar problemas a medio y largo plazo. Nuestro despacho cuenta con abogados especialistas que lo asesorarán en cuestiones relativas a herencias, testamentos, declaración de herederos, liquidación de bienes de la herencia, como iniciar una sucesión o tomar intervención en un juicio ya iniciado por otros herederos.

Continuar leyendo “𝙀𝙡 𝙖𝙨𝙚𝙨𝙤𝙧𝙖𝙢𝙞𝙚𝙣𝙩𝙤 𝙙𝙚 𝙪𝙣 𝙖𝙗𝙤𝙜𝙖𝙙𝙤 𝙚𝙨𝙥𝙚𝙘𝙞𝙖𝙡𝙞𝙨𝙩𝙖 𝙚𝙣 𝙝𝙚𝙧𝙚𝙣𝙘𝙞𝙖𝙨”

𝗖𝗼𝗺𝗼 𝗲𝘀 𝗹𝗮 𝗵𝗲𝗿𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮 𝗲𝗻 𝗣𝗮𝗿𝗮𝗴𝘂𝗮𝘆

Como es la herencia en Paraguay. Podrá reclamar una herencia quien tenga derecho a la misma como heredero por testamento o sucesión intestada y pueda acreditar esta situación. Cuando no hay testamento, serán los familiares más cercanos: En primer lugar, los hijos, descendientes o adoptados (siendo o no del último matrimonio.

Evalúa la situación: Lo primero que debes hacer es evaluar la situación y recopilar toda la documentación relacionada con la herencia. Esto incluye certificados de defunción, testamentos y cualquier otro documento pertinente. Si tienes dudas o preguntas, nuestro equipo de expertos estará encantado de ayudarte.

Análisis legal de la herencia: Nuestro equipo realizará un análisis exhaustivo de la herencia para determinar su validez y la existencia de posibles reclamos o disputas. Esto incluye la revisión de documentos legales y la verificación de que todo esté en orden. Te mantendremos informado(a) durante todo el proceso y responderemos a todas tus preguntas y preocupaciones.

Liquidación de la herencia: Una vez que se haya completado el análisis legal, procederemos a la liquidación de la herencia. Esto implica la distribución de los bienes y activos de acuerdo con la voluntad del fallecido o las leyes aplicables en Paraguay. Nuestro equipo se encargará de todos los trámites legales y administrativos necesarios para asegurar una distribución justa y equitativa.

Resolución de conflictos: Si surgen disputas o conflictos durante el proceso de partición de la herencia, no te preocupes. En Paixao & Asociados contamos con una sólida experiencia en la resolución de conflictos y utilizaremos todas las herramientas legales disponibles para proteger tus derechos e intereses.

¿Quiénes son aptos para Suceder?

Existen ciertas categorías de personas que son aptas para suceder y recibir una herencia. Estas categorías son las siguientes:

      1. Herederos legítimos: Son aquellos que tienen un parentesco directo con el fallecido, como los hijos, los padres y los cónyuges. Los herederos legítimos tienen derecho a una porción de la herencia establecida por ley.

      1. Herederos testamentarios: Son aquellas personas designadas como herederos en un testamento válido realizado por el fallecido. El testamento puede establecer quiénes serán los beneficiarios de la herencia y en qué proporción.

      1. Herederos forzosos: Son aquellos que, aunque no sean mencionados en el testamento, tienen derecho a una parte de la herencia por disposición legal. En Paraguay, los herederos forzosos son los hijos y los padres del fallecido.

      1. Legatarios: Son personas designadas en el testamento para recibir bienes o derechos específicos de la herencia. Los legatarios no son herederos en sentido estricto, ya que no reciben una porción de la herencia, sino bienes o derechos específicos.

    Además, es importante tener en cuenta que el C.C., establece requisitos y limitaciones para la capacidad de suceder, como la capacidad mental y la mayoría de edad. En caso de que una persona no cumpla con estos requisitos, su capacidad para recibir una herencia puede ser cuestionada y determinada por un tribunal.

    Los herederos legítimos, los herederos testamentarios, los herederos forzosos y los legatarios son las categorías de personas aptas para suceder y recibir una herencia en Paraguay. Cada categoría tiene derechos y porciones hereditarias específicas establecidas por la ley.

    La capacidad de hecho consiste en la aptitud legal de ejercer uno por sí mismo sus derechos,  la ley reputa plenamente capaz a todo ser humano que haya cumplido veinte años de edad y que no haya sido declarado incapaz judicialmente. Toda persona es capaz de suceder salvo lo dispuesto por C. C. La capacidad para heredar es el presupuesto para que funcione la vocación sucesoria y la delación.

    A los descendientes (hijos, por ejemplo) les toca cuatro quintas partes de la herencia. – A los ascendientes (padres, por ejemplo) dos tercios. – Al cónyuge, (esposo o esposa) si no existen descendientes ni ascendientes le corresponde la mitad.

    ¿Cuál sería el derecho del cónyuge?

    El cónyuge tiene derechos especiales en relación a la sucesión y la herencia. Estos derechos pueden variar dependiendo de si el matrimonio estaba vigente al momento del fallecimiento del cónyuge o si el matrimonio se disolvió antes del fallecimiento.

    En caso de que el matrimonio estuviera vigente al momento del fallecimiento, el cónyuge sobreviviente tiene derecho a lo siguiente:

        1. Derecho a la legítima: El cónyuge tiene derecho a una parte de la herencia, conocida como “legítima”. Esta porción hereditaria varía dependiendo de si el fallecido dejó descendientes (hijos) o ascendientes (padres). Si hay descendientes, el cónyuge tiene derecho a la mitad de la herencia. Si solo hay ascendientes, el cónyuge tiene derecho a dos tercios de la herencia. Sin embargo, si el fallecido no dejó descendientes ni ascendientes, el cónyuge tiene derecho a la totalidad de la herencia.

        1. Derecho al usufructo: El cónyuge tiene derecho al usufructo de la vivienda conyugal, es decir, puede habitar y utilizar la vivienda durante su vida, incluso si esta es propiedad de la herencia. Este derecho puede ser limitado por disposición del fallecido o por acuerdo entre los herederos.

      En caso de que el matrimonio se haya disuelto antes del fallecimiento, ya sea por divorcio o por fallecimiento de uno de los cónyuges, el cónyuge sobreviviente no tiene derecho a la legítima ni al usufructo de la vivienda conyugal. Sin embargo, puede tener derechos compensatorios o indemnizaciones establecidas en el acuerdo de divorcio o en otros acuerdos entre las partes.

      Es importante destacar que estos derechos del cónyuge pueden ser afectados por disposiciones testamentarias realizadas por el fallecido. Si el fallecido dejó un testamento en el que se excluye al cónyuge o se establecen otras disposiciones, estas pueden tener efecto sobre los derechos del cónyuge en la herencia.

      El cónyuge tiene derecho a una porción de la herencia, conocida como legítima, y al usufructo de la vivienda conyugal en caso de que el matrimonio estuviera vigente al momento del fallecimiento. Estos derechos pueden variar dependiendo de si el matrimonio se disolvió antes del fallecimiento y de las disposiciones testamentarias realizadas por el fallecido.

      * La tercera parte de la herencia si concurren con él los padres del causante, y la mitad, si sólo quedare uno de ellos.

      * La mitad, si fallecidos los dos suegros, concurrieren otros ascendientes.

      * La totalidad, si no existieren descendientes ni ascendientes.

      ¿Cómo es la sucesión entre los esposos?

      Según el C.C. Paraguayo, la sucesión entre esposos se rige por las siguientes reglas:

      Si el fallecido no dejó testamento, los esposos se suceden recíprocamente, lo que significa que el cónyuge sobreviviente hereda parte de la herencia del fallecido. El porcentaje de la herencia que le corresponde al cónyuge depende de si el fallecido dejó descendientes (hijos) o ascendientes (padres).

          • Si el fallecido dejó descendientes y no dejó ascendientes, el cónyuge sobreviviente tiene derecho a la mitad de la herencia.

          • Si el fallecido dejó ascendientes y no dejó descendientes, el cónyuge sobreviviente tiene derecho a dos tercios de la herencia.

          • Si el fallecido dejó tanto descendientes como ascendientes, el cónyuge sobreviviente tiene derecho a un tercio de la herencia.                                                                                       En caso de que el fallecido haya dejado testamento:

        Si el fallecido dejó un testamento en el que se excluye al cónyuge o se establecen otras disposiciones, estas disposiciones testamentarias prevalecerán sobre las reglas de sucesión entre los esposos. En este caso, el cónyuge puede tener derechos compensatorios o indemnizaciones establecidas en el testamento o en otros acuerdos entre las partes

        Es importante destacar que la sucesión entre esposos puede variar dependiendo de las circunstancias particulares de cada caso y de las disposiciones testamentarias realizadas por el fallecido. Además, existen ciertas limitaciones y requisitos legales que deben ser cumplidos para que el cónyuge pueda recibir su parte correspondiente de la herencia.

        En ausencia de un testamento, los esposos se suceden recíprocamente y el cónyuge sobreviviente tiene derecho a una porción de la herencia dependiendo de la existencia de descendientes y ascendientes. Sin embargo, las disposiciones testamentarias pueden modificar estos derechos, por lo que es importante considerar la existencia de un testamento al determinar la sucesión entre esposos.

        * Cuando hallándose enfermo uno de los cónyuges al celebrar el matrimonio, muriese de esa enfermedad dentro de los treinta días siguientes, salvo que el matrimonio se hubiere celebrado para regularizar una unión de hecho, haya o no hijos.

        * Si se hallaren separados por sentencia judicial, respecto del que hubiere dad causa para ello.

        * Si lo estuvieren por mutuo consentimiento, o de hecho, sin voluntad de unirse.

        * El cónyuge que concurra con ascendiente o descendientes, no tendrá parte a título de herencia en los bienes gananciales que hubieren correspondido al causante.

        * El cónyuge que permaneciere viuda y no tuviere hijos, o que si los tuvo, no sobrevivieren al tiempo en que se abrió la sucesión de sus suegros, tendrá derecho a la tercera parte de los bienes que hubieren correspondido al otro cónyuge en dichas sucesiones.

        * El cónyuge sobreviviente, cuando concurriere con ascendientes extramatrimoniales, tendrá derecho a una cuarta parte sobre el haber líquido hereditario de gananciales. Este beneficio no existe cuando el cónyuge concurre con ascendientes matrimoniales.

        ¿Cómo es la distribución de bienes en la sucesión?

        La distribución de bienes en la sucesión se rige por las siguientes reglas:

            1. Sucesión intestada: En caso de que el fallecido no haya dejado testamento o si el testamento es nulo o ineficaz, se procede a la sucesión intestada. En este caso, los bienes se distribuirán entre los herederos según el orden de vocación hereditaria establecido en la ley.

              • Primera clase: Los descendientes (hijos, nietos, etc.) tienen derecho a heredar. Si hay descendientes, los demás parientes quedan excluidos de la sucesión.

              • Segunda clase: En caso de que no existan descendientes, los ascendientes (padres, abuelos, etc.) tienen derecho a heredar.

              • Tercera clase: Si no hay descendientes ni ascendientes, los colaterales (hermanos, tíos, primos, etc.) tienen derecho a heredar.

                1. Sucesión testamentaria: Si el fallecido dejó un testamento válido, los bienes se distribuirán de acuerdo con las disposiciones establecidas en el testamento. El testador puede designar a los herederos y legatarios, especificando qué bienes o derechos serán asignados a cada uno de ellos.

              Es importante destacar que el C. C. Paraguayo establece la legítima, que es la porción de la herencia que debe ser reservada para ciertos herederos forzosos, como los descendientes y los ascendientes. Esta legítima garantiza que estos herederos reciban una parte mínima de la herencia, aunque exista un testamento que los excluya o les asigne una porción menor.

              Además, establece normas específicas sobre la partición de la herencia, el nombramiento de albaceas (encargados de administrar la herencia) y otros aspectos relacionados con la distribución de los bienes en la sucesión.

              La distribución de bienes en la sucesión se realiza de acuerdo con las reglas de sucesión intestada o las disposiciones testamentarias. Es importante seguir las normas establecidas en el C. C. Paraguayo y cumplir con los requisitos legales para una distribución adecuada de los bienes en la sucesión.

              Se distribuye entre cónyuge e hijos en un 50% de la herencia total, el 25% el restante podrá ser otorgado a cualquiera de los herederos forzosos para aumentar su parte de la herencia y el 25% final de la herencia será otorgado a quien el fallecido o testador decidiese.

              ¿Qué tipos de bienes son parte de la masa hereditaria?

              Los bienes que forman parte de la masa hereditaria, es decir, aquellos que se incluyen en la herencia y están sujetos a distribución entre los herederos, son los siguientes:

                  1. Bienes muebles: Se refiere a los objetos físicos que pueden ser trasladados de un lugar a otro, como dinero en efectivo, joyas, vehículos, muebles, obras de arte, entre otros.

                  1. Bienes inmuebles: Son aquellos que están fijos en un lugar y no se pueden trasladar, como terrenos, edificios, casas, apartamentos, fincas, etc.

                  1. Bienes semovientes: Son los animales que forman parte del patrimonio del fallecido, como ganado, caballos, aves de corral, etc.

                  1. Bienes incorporales: Se refiere a los derechos y obligaciones que tiene el fallecido y que pueden ser objeto de transmisión, como derechos de autor, marcas comerciales, patentes, créditos, deudas, contratos pendientes, entre otros.

                Es importante tener en cuenta que estos bienes forman parte de la masa hereditaria y serán objeto de distribución entre los herederos de acuerdo con las reglas establecidas en el C.C. Paraguayo. La partición de la herencia se realizará teniendo en cuenta el valor y la naturaleza de los bienes, buscando equidad entre los herederos y respetando los derechos hereditarios establecidos por ley.

                * Lo adquirido en virtud de un derecho de la herencia, o como indemnización de un daño experimentado por ella, o por un acto jurídico referente a ella

                * Los frutos de los bienes sucesorios.

                * Mientras los bienes permanezcan indivisos, la administración corresponderá en común a todos los coherederos, bajo las reglas siguientes.

                * El administrador será el cónyuge supérstite. En su defecto, si no fuere idóneo, o si hubiere oposición de intereses, el juez designará a la persona que deba ejercer la administración.

                * Cada coheredero deberá prestar su concurso en la medida conveniente para la gestión, sea ésta en general o particular.

                * Se aplicará subsidiariamente al caso, lo dispuesto sobre la administración de la cosa común.

                ¿Qué podemos hacer durante la sucesión?

                Durante el proceso de sucesión según el C.C. Paraguayo, existen diversas acciones que se pueden llevar a cabo. Algunas de ellas son las siguientes:

                    1. Aceptar la herencia: Los herederos tienen la opción de aceptar la herencia de manera expresa o tácita. La aceptación expresa se realiza mediante una declaración escrita ante el juez o notario, mientras que la aceptación tácita se da cuando el heredero realiza actos que implican necesariamente la intención de aceptar la herencia, como disponer de los bienes o pagar deudas del fallecido.

                    1. Renunciar a la herencia: Los herederos también tienen la posibilidad de renunciar a la herencia si así lo desean. La renuncia debe hacerse de manera expresa ante el juez o notario, y una vez renunciada la herencia, el heredero renunciante no tendrá ningún derecho ni obligación respecto a los bienes del fallecido.

                    1. Realizar la partición de la herencia: Una vez aceptada la herencia, los herederos pueden proceder a la partición de la misma. La partición es el proceso mediante el cual se distribuyen los bienes y derechos del fallecido entre los herederos de acuerdo con las reglas establecidas en el C. C.. La partición puede ser realizada de común acuerdo entre los herederos o, en caso de desacuerdo, a través de un proceso judicial.

                    1. Impugnar la validez del testamento: Si se considera que el testamento dejado por el fallecido es inválido o fue realizado bajo coacción, fraude o vicio del consentimiento, los herederos pueden impugnar su validez ante el juez competente.

                  Estas son algunas de las acciones que pueden llevarse a cabo durante el proceso de sucesión de acuerdo con el C. C. Paraguayo. Es importante contar con el asesoramiento de un abogado especializado en derecho sucesorio para llevar a cabo estos procedimientos de manera adecuada y cumpliendo con los plazos y requisitos establecidos por la ley.

                  * Disponer de sus derechos hereditarios, pero no de parte alguna de un bien hereditario determinado.

                  * Adoptar las medidas conservatorias de los derechos sucesorios, y deducir las acciones correlativas, por el todo, sin el concurso de los otros coherederos.

                  * Demandar la petición de herencia y ejercer las acciones reales y posesorias que competan a la sucesión, sin perjuicio de la intervención de los demás coherederos, si lo exigiere el demandado para que la sentencia que se dicte causa cosa juzgada a su respecto.

                  * Exigir que se consigne judicialmente en cuenta común lo debido a la masa, y no permitiéndolo la naturaleza de la prestación, que se nombre depositario judicial.

                  ¿Qué hacer con la negación a repartir la herencia?

                  Si existe una negación por parte de alguno de los herederos a repartir la herencia de manera adecuada, se pueden tomar ciertas acciones legales para solucionar esta situación. A continuación, mencionaré algunas opciones que se pueden considerar:

                      1. Mediación: Antes de recurrir a acciones legales, es recomendable explorar la opción de la mediación. La mediación es un proceso en el que un tercero neutral y capacitado, llamado mediador, ayuda a las partes en conflicto a llegar a un acuerdo satisfactorio. El mediador facilita la comunicación y busca encontrar soluciones consensuadas. La mediación puede ser un medio efectivo para resolver disputas y evitar costos y demoras asociadas a un litigio.

                      1. Acción judicial: Si la negación a repartir la herencia persiste y la mediación no ha sido exitosa, se puede recurrir a una acción judicial. Es posible presentar una demanda ante el tribunal competente solicitando la partición de la herencia. El tribunal analizará las pruebas presentadas y tomará una decisión sobre la división de los bienes entre los herederos.

                      1. Designación de un administrador judicial: En casos en los que la negación a repartir la herencia genera un grave perjuicio para los herederos o se hace necesario salvaguardar los bienes hereditarios, se puede solicitar al tribunal la designación de un administrador judicial. El administrador judicial se encargará de administrar y distribuir los bienes de la herencia de acuerdo con las disposiciones legales.

                    Es importante tener en cuenta que cada caso es único y puede requerir enfoques y soluciones diferentes. Por ello, es recomendable buscar el asesoramiento de un abogado especializado en derecho sucesorio para evaluar la situación particular y recibir orientación legal adecuada.

                    Un heredero que no acepte o rechace la herencia genera un bloqueo de ésta. Con esta decisión impide que todos los demás herederos tengan acceso a su parte. Asimismo, si acepta la herencia, pero no está de acuerdo con la partición, el patrimonio se mantendrá bloqueado. Para disponer de bienes indivisos individualizados, será necesario el acuerdo unánime de los partícipes.

                    Para transferir la propiedad, es necesario un acuerdo unánime entre todos los herederos y hay que tener en cuenta que la vivienda es indivisible. Una vez llegada esta situación, el proceso sería el siguiente: Establecer un acuerdo privado entre los hermanos para que uno de ellos compre la parte o partes de los demás.

                    ¿Cómo VENDER un inmueble, SIN HACER LA SUCESION?

                    Según el C.C.Paraguayo, es posible vender un inmueble sin haber realizado el proceso de sucesión bajo ciertas circunstancias. A continuación, se presentan dos escenarios en los cuales es factible llevar a cabo la venta sin realizar la sucesión:

                        1. Consentimiento unánime de todos los herederos: Si todos los herederos están de acuerdo en vender el inmueble y brindan su consentimiento de manera unánime, es posible proceder con la venta sin realizar la sucesión. En este caso, es fundamental contar con un acuerdo por escrito, en el cual se establezcan los términos y condiciones de la venta, y todos los herederos firmen el documento.

                        1. Autorización judicial: En situaciones en las que no se pueda obtener el consentimiento unánime de los herederos, es posible solicitar una autorización judicial para vender el inmueble sin haber concluido el proceso de sucesión. Para ello, se deberá presentar una solicitud ante el juez competente, quien evaluará la situación y tomará una decisión basada en los mejores intereses de los herederos y las circunstancias particulares del caso.

                      Es importante tener en cuenta que la venta de un inmueble sin realizar la sucesión puede generar ciertos riesgos y complicaciones legales. Por lo tanto, se recomienda buscar asesoramiento legal especializado para asegurarse de cumplir con todos los requisitos y procedimientos establecidos en el C.C.Paraguayo.

                      Un abogado experto en derecho sucesorio y/o inmobiliario podrá brindar orientación específica y garantizar que la venta se lleve a cabo de manera legal y segura.

                      “Cesión de Derechos Hereditarios”

                      “Tracto Abreviado” la opción más conveniente para realizar la Compraventa, si los herederos han decidido vender el bien de manera inmediata y los bienes se inscriben una sola vez en el Registro de la Propiedad y directamente a nombre de los compradores, los gastos de escrituración, inscripción, tasas y aranceles registrales se abonarían una sola vez.

                      Se existen bienes inmuebles después del fallecimiento y el deseo de vender el inmueble, se puede hacerse por “tracto abreviado” si una persona ya tiene el comprador, (la inscripción se hará junto con la venta, dentro de la sucesión)

                      Todos los herederos deben realizar una “cesión de derechos hereditarios” transfieren los derechos que les corresponden en la herencia al comprador, para vender el inmueble antes de iniciar la sucesión, para que el comprador sea parte en la sucesión e que después de la “declaratoria de herederos” él pueda inscribir el inmueble a su nombre.

                      Pero tiene su riesgo y su costo y el precio de venta del inmueble tiene que ser lo bastante atractivo para que el comprador decida invertir y as veces implica hacer un descuento importante al comprador y todo debe instrumentarse a través de Escritura Pública (es decir, requiere de la intervención obligatoria de un Escribano Público) Su principal ventaja es que para realizarla no es necesario iniciar la Sucesión, sino que puede realizarse desde que el mismo momento del fallecimiento del causante.

                      En la mayoría de las ocasiones, es la opción más conveniente, ya que si bien el comprador absorbe los gastos de la Sucesión al realizar la oferta, los herederos cobran el dinero de inmediato, sin tener que esperar años ni afrontar gastos del juicio sucesorio. Muy importante, es que todos los herederos estén de acuerdo para no sufrir una disminución considerable del precio de venta.

                      Los costos del juicio podrán ser compartidos u asumidos por el comprador por el tiempo que dure el juicio sucesorio. La posesión del inmueble va depender de cómo se realice la negociación entre las partes, el comprador podrá o no exigir pose inmediata y los propietarios a su vez el monto total de la venta, o aceptar que sea financiado.

                      Acciones ante el Juez para iniciar la Sucesión.

                      a) las demandas concernientes a los bienes hereditarios, hasta la participación inclusive, cuando son interpuestas por algunos de los sucesores universales contra sus coherederos;

                      b) las demandas relativas a las garantías de las porciones hereditarias entre los copartícipes, las que tiendan a la reforma o nulidad de la partición, y las que tengan por objeto el cumplimiento de la partición;

                      c) las demandas relativas a la ejecución de las disposiciones del testador, aunque sean a título particular, como sobre la entrega de los legados.

                      d) las acciones personales de los acreedores del difunto, antes de la división de la herencia.

                      El Beneficio de Inventario

                      Es una modalidad de la aceptación de la herencia por la cual el signatario, impide que se produzca la confusión de su patrimonio con la del difunto, con todas sus consecuencias. Es un instituto concebido con miras a proteger el heredero de la obligación ilimitada que de aceptar pura y simplemente pasaría sobre el de pagar deudas y cargas de la herencia y de sufrir las pérdidas de su propio patrimonio.

                      El heredero no dejará de adquirir la propiedad de los bienes del difunto, pero los adquirirá con deducciones de las deudas que lo gravan mientras éstos no sean pagados, no habrá bienes hereditarios para él.

                      El beneficio de inventario se concede al heredero para eludir la responsabilidad personal por el pago de las deudas del causante; en otras palabras, responde sólo con bienes dejados por éste, pero no con los propios. Si la herencia fuera manifiestamente insolvente, lo normal será renunciarla; pero muchas veces la situación patrimonial es confusa, no se conoce con precisión el estado de los negocios del causante, el monto exacto de sus bienes y deudas.

                      ACCIONES DE LOS ACREEDORES Y LEGATARIOS CONTRA LA SUCESIÓN

                      Se citará de oficio y por edictos todos los que puedan tener interés, quienes podrán participar en el inventario a medida que se presenten. El inventario quedará terminado dentro de los cien días de la apertura de la sucesión, sin perjuicio de la prórroga que podrá ser concedida por el juez según lo prevenido en el artículo anterior”.

                      QUIENES PUEDEN PEDIRLA

                      “Liquidado el pasivo hereditario, cualquiera de los herederos podrá pedir la partición de los bienes excedentes.

                      Esta acción deberá deducirse contra todos los demás herederos.

                          • los herederos;

                          • legatarios de parte alícuota;

                          • beneficiarios de carga;

                          • cesionarios;

                          • herederos del heredero; y

                          • acreedores del heredero

                        Circunstancialmente podríamos no tener los recursos necesarios para hacer una sucesión y así poder comercializar el inmueble lo antes posible. Paixao & Asociados ofrece un servicio de consultoría, gestión y administración de venta de inmuebles en situaciones jurídicas que se encuentren dentro de estas características jurídicas. Podes consulta todo lo relacionado a la compra y venta de inmuebles heredados, vender con “tracto abreviado” o con juicio de sucesión ya iniciado, etc…

                        Los abogados de herencias con vasta experiencia tienen más posibilidades de éxito

                        Capacidad de negociación

                        En la distribución de herencias, los conflictos entre familiares suelen ser los principales motivos para consultar con un abogado. Puede existir un descontento con el testamento, dudas en el reparto de bienes, en la legalidad de ciertas acciones, etc. Lo cierto es que los ánimos suelen estar tensos, y llegar a un acuerdo entre los familiares parece misión imposible.

                        Una de las características claves para elegir el mejor abogado de herencias es su capacidad de negociación. Es este profesional el responsable de mediar entre las partes para terminar el conflicto. Un especialista en herencias tiene empatía, buena comunicación y es capaz de alcanzar acuerdos fructíferos para todos. El objetivo es satisfacer los intereses de su representado y evitar juicios más costosos para las partes.

                        Consulta Jurídica Básica

                        La internalización en el mundo es una realidad y los valores patrimoniales se encuentran cruzando las fronteras de un planeta interconectado. Con vida, lo que no causó preocupaciones o genero conflictos de interés entre parientes directos, puede implicar problemas legales complejos cuando uno fallezca.

                            • ¿Ha heredado usted en Paraguay o ve la posibilidad de poder ejercer ese derecho y desea demandar ello? ¿Se le ha denegado derechos de la herencia o desea saber si le corresponde heredar algo?

                            • ¿Usted vive en EEUU/España/Italia o en un país hispanohablante y tiene preguntas sobre el derecho de sucesiones / herencias en Paraguay?

                            • ¿Usted es abogado en España/EEUU/Europa o América Latina y está a cargo de un caso que está relacionado con herencias en Paraguay? ¿Desea la colaboración de un colega en Paraguay?

                            • ¿Usted vive en Paraguay y necesita un abogado especializado en derecho de sucesiones y alguien que le explique los aspectos legales?

                          Se al analizar tu caso, llegamos a la conclusión de que existe mérito suficiente para iniciar un juicio con reales posibilidades de éxito, podemos conversar sobre los honorarios, que, podrán abonarse al final de la sucesión, en cuotas mensuales, o en algunos casos a la venta del acervo hereditario, siempre dependerá de lo que fuera combinado. Por lo que firmamos un contrato de honorarios con todos los detalles acordados.

                          En Paixao & Asociados, entendemos que la resolución de una herencia puede ser un proceso emocional y complejo. Nuestro equipo está comprometido en brindarte el apoyo necesario, explicarte cada paso y garantizar que tus derechos sean respetados.

                          blog.paixao-asociados.com

                          Abrir chat
                          1
                          "Asesoría en Derecho de Familia”
                          Consultas Jurídicas
                          ¡Listo para recibir asesoramiento legal experto en Derecho de Familia¡Contáctanos por WhatsApp ahora mismo para obtener respuestas a tus preguntas y orientación confiable! Tu tranquilidad legal comienza con un mensaje. ¡Estamos aquí para ayudarte!
                          Ir al contenido